Preguntas Frecuentes

PREGUNTAS FRECUENTES

Partimos de la base de que el delito es inherente a la propia sociedad. No se conocen sociedades exentas de delincuencia, con lo cual podemos concluir que erradicar los robos no es viable, pero podemos reducir su posibilidad, su impacto y tratar de prevenirlos mediante la disuasión.

Para ello se desarrolla el concepto de Seguridad Física, una concreción dentro del amplio campo de la seguridad, que se centra en el objetivo de parar al delincuente y retrasar su acción lo máximo posible aumentando el tiempo del que disponen los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad para intervenir, reduciendo la ventana de tiempo del delincuente para actuar y aumentando el riesgo de ser capturado y la propia percepción de este riesgo, lo que consigue un efecto disuasorio.

La Seguridad Física está enfocada a diferentes ámbitos (corporativo, institucional), pero aquí nos dedicaremos al Ámbito Residencial.

Dentro del Ámbito Residencial, el campo es también muy amplio ya que hay que considerar factores tales como la arquitectura del edificio, el entorno en el que se ubica, la ocupación tanto de la propia vivienda como del entorno, etc.

No es lo mismo un chalet en zona aislada ocupado de forma esporádica, que un unifamiliar en una urbanización con perímetro controlado o que un apartamento en un bloque de viviendas ocupado de forma habitual. Cada arquitectura y uso requiere un análisis diferente y afronta unos riesgos distintos.

Dado que en nuestraciudad la mayoría de viviendas son de tipo apartamento en bloque, los robos más habituales se producen aquí. Según datos del Ministerio del Interior, más del 90% de los robos en viviendas de este tipo se producen por la puerta.

Por ello la puerta es, con enorme diferencia, el elemento más atacado. Se han clasificado más de 20 tipologías de ataque a puerta y hemos de responder a cada una de ellas con soluciones efectivas.

  • Aportando a la puerta algo muy novedoso que es la Seguridad por Capas. Una sola capa es insuficiente ya que en ella se emplea una sola tecnología y es vulnerable a un solo ataque reduciendo el tiempo que el ladrón necesita para entrar en nuestra casa.

  • Para aumentar de forma considerable el tiempo que el delincuente necesita, se requieren las 3 capas de la seguridad: Resistencia + Detección + Control.

  • Una puerta segura debe combinar la Resistencia Física con la Detección del Ataque y el Control en la Copia y Custodia de la Llave.

El ataque a puerta es, con mucha diferencia, el más habitual ya que la arquitectura de estos edificios de viviendas hace que, en la mayoría de los casos, sea el único punto de acceso con lo cual, es el punto débil que hay que proteger.

Para ello usamos las 3 capas de la Seguridad: Resistencia Física + Detección del Ataque + Control de las Llaves.

Comenzando por la primera, la Resistencia, diremos que es la fundamental, la base de toda la seguridad de nuestra puerta y, por lo tanto, de nuestra vivienda.

Como su propio nombre indica, hace referencia a la capacidad que la puerta tiene de resistir ataques violentos, ya sean a la estructura o a los elementos de cierre.

Esta capacidad de Resistencia no es infinita pero, en puertas de nueva fabricación, puede ser medida. Para ello se crean diferentes normas que otorgan un grado a la puerta, generalmente del 1 al 5, pero que puede llevar a engaño en función de la norma que se aplique. Si alguien se plantea cambiar su puerta, aconsejamos que consulte este extremo a un profesional.

Es posible, pero su efectividad dependerá de la estructura existente. La estructura consta de la propia hoja de la puerta y del marco. Todas las puertas instaladas tienen un límite a la hora de aumentar su Resistencia y a veces nos encontramos con que ese límite es muy bajo, de todas formas, lo más habitual es colocar una segunda cerradura en la parte superior con un accionamiento, una llave, independiente. Esto mejora la resistencia frente a un ataque a estructura por apalancamiento para intentar separar la puerta del marco, pero no tiene por qué aumentar la Resistencia frente a un ataque frontal al Cilindro o Bombín. Para ello ha de combinarse con la instalación de Escudos de Seguridad, a ser posible de Grado 4, que protejan de un ataque frontal al cilindro.

En ese caso no nos queda más remedio que aconsejar el cambio de la puerta completa ya que cualquier inversión en aumentar la Resistencia en esta puerta sería inútil.

Nosotros, para vivienda aconsejamos Puertas de Seguridad, muy superiores en prestaciones a las clásicas Blindadas de los 80 y a las Acorazadas de los 90.

Estas puertas de Seguridad están certificadas bajo Normativas más modernas y exigentes, del año 2013, que establecen Grados de Resistencia física del 1 al 5 para la estructura y de la A a la C para los elementos de cierre (cerradura, cilindro y escudo).

Para una vivienda de características estándar aconsejamos la Puerta de Seguridad de Grado 4C.

Esta capa aporta a la puerta la capacidad de Detectar que está siendo atacada. Esto es fundamental. Si somos capaces, si nuestra puerta es capaz de detectar el ataque y responder a él mediante una alerta, estamos ganando un tiempo vital antes de que el ladrón haya entrado en nuestra casa. Si cuando aún le queda trabajo por hacer, tiempo que emplear en vencer la capa de Resistencia de nuestra puerta, ésta nos está avisando del ataque, las posibilidades de éxito del atacante se reducen drásticamente, teniendo que abandonar la escena debido al alto riesgo de ser detenido si se queda hasta conseguir romper la capa de Resistencia.

Es una solución puramente tecnológica. Se trata de incluir sensores electrónicos tanto en ciertos elementos de cierre: los Escudos de Seguridad, como en la propia estructura de la puerta: unas membranas en el marco, para detectar cortes, perforaciones, desplazamientos, apalancamientos, etc. En cuanto el ataque comienza y cualquier elemento sensible de la puerta es dañado, ésta da la alerta. La naturaleza y ubicación de estos sensores, que se activan por rotura, evita que se produzcan las temidas falsas alarmas y facilita una vigilancia constante las 24 horas sin necesidad de activar y desactivar el sistema.

Con ello convertimos a nuestra puerta en un elemento interactivo – no pasivo, como las puertas clásicas, que es capaz de reaccionar ante un ataque.

Existen diferentes posibilidades, desde una sirena local de 90 decibelios hasta el aviso a nuestro móvil o incluso recientemente, la interconexión a un sistema de alarma certificado Grado 2 con conexión a central de alarmas, de cualquier empresa de seguridad.

Con esto ganamos TIEMPO, la variable fundamental en la defensa de nuestra vivienda. Todo se basa en restar tiempo al atacante y dárnoslo a nosotros para poder reaccionar e invertir el balance inicial que da VENTAJA al atacante y DESVENTAJA al atacado, y ponerlo a nuestro favor.

esta es la capa en la que más importancia tiene el Factor Humano. Se trata de reforzar las medidas de seguridad que rodean a la llave y que pueden poner en peligro las dos capas anteriores Resistencia y Detección ya que si Nuestra Llave cae en malas manos, todas las mejoras que hayamos hecho en nuestra puerta no servirán de nada.

Se trata, inicialmente, de custodiar las llaves de forma correcta. No dejarlas a la vista en lugares públicos, no dejar accesibles en colgadores junto a la puerta las llaves que otros familiares nos han dejado en custodia y concienciar a nuestros hijos, empleados de hogar o cualquiera que tenga llaves de nuestra casa para que las custodien de forma responsable.

Además, deberíamos contar con un cilindro cuyas llaves no puedan ser copiadas de forma descontrolada evitando su proliferación y que acaben siendo mal custodiadas. Necesitamos tener el control sobre las copias para poder saber cuántas llaves hay en circulación y quién las tiene. Además deberemos poder establecer un procedimiento de copia que sea razonable, equilibrado. Si además existe un protocolo de comunicación de la copia realizada, como cuando pagamos con nuestra tarjeta de crédito en un comercio y se nos envía un SMS, el control aumenta de forma notable y, si además se nos comunica por SMS el intento de copia no autorizado pudiendo identificar la llave por su color, el control es total y ya tendríamos la tercera capa que completa la seguridad de nuestra vivienda.

No es necesario. Se trata de cilindros mecánicos de alta seguridad que mediante un registro vía web, en el cual no figuran nunca direcciones, se asocia a nuestro teléfono y mail para comunicarnos las copias autorizadas y los intentos no autorizados, además de tener un registro en nuestra ficha de todas las llaves que se han hecho, con las fechas y los colores de cada una.

Existen muchas opciones. La del cilindro electrónico es una de las que nos aporta más flexibilidad de uso, pero no más seguridad. El problema del cilindro electrónico en la vivienda es que su resistencia física es muy inferior a la de los mecánicos de alta seguridad y, analizando los riesgos a los que se ve sometido el cilindro de una vivienda, nos parece más razonable al día de hoy la instalación de un Cilindro Mecánico de Alta Seguridad que uno electrónico.

La diferencia fundamental es el tratamiento legal que se le da cuando se allana una MORADA (vivienda con ocupantes habituales) o cuando se USURPA UNA PROPIEDAD QUE NO ES MORADA (Ocupación de una segunda residencia no usada de forma habitual).

Ésta se basa, inicialmente, en un ataque similar al del robo. Se trata de vencer la resistencia de nuestra puerta para penetrar en la vivienda pero, al tratarse de una ocupación, el agresor busca un tipo de vivienda específico: desocupada (salvo excepciones).

Si fuéramos exigentes con la seguridad física en cualquiera de nuestras viviendas, no harían falta medidas especiales ya que con las tres capas de la seguridad en nuestra puerta – RESISTENCIA+DETECCIÓN+CONTROL – estaríamos protegidos, pero dado que se trata generalmente de segundas residencias no ponemos tantos medios como en nuestra vivienda principal y eso deja una ventana de oportunidad al Okupa.

Pues dependerá fundamentalmente de las características de esta segunda residencia y, fundamentalmente, de las características del entorno.

  • Si se trata de un entorno no habitado, como una finca o un apartamento donde los vecinos tampoco residen, deberemos potenciar la DETECCIÓN ya que la RESISTENCIA puede ser vencida tras mucho tiempo de agresión y sin miedo a generar ruido.

  • Si equipamos la puerta y/o ventanas con elementos de DETECCIÓN que estén COMUNICADOS con nuestro móvil o con una CRA, podremos enterarnos y DAR AVISO TEMPRANO de la intrusión, lo que nos garantiza una pronta actuación de la policía para efectuar el desalojo y nos evita el largo proceso legal para conseguirlo cuando la ocupación ya se ha realizado.

  • Si se trata de un entorno habitado, suponemos que no dispondrán de tanto TIEMPO/RUIDO para vencer la capa de RESISTENCIA pero no podemos confiar en que alguien nos avise del ataque, con lo cual, volvemos a necesitarla capa de DETECCIÓN para poder tomar medidas que impidan que la OCUPACIÓN se lleve a cabo.

  • PARA QUE LA OCUPACIÓN NO SEA EFECTIVA HA DE SER DENUNCIADA NADA MÁS PRODUCIRSE, CON LO CUAL, DETECTARLA EL FUNDAMENTAL.

Siempre ha habido una especie de lucha entre los dos conceptos: la seguridad frente al robo/ataque externo (Security) y la seguridad frente a los accidentes domésticos (Safety), la que nos permite huir en caso de incendio, o ser atendidos en caso de sufrir algún percance en nuestra casa.

La clave está en hacerlas compatibles y, así como hace un tiempo esto era difícil, ahora hay medios más que suficientes para garantizar nuestra seguridad tanto frente al robo como frente al accidente.

  • Pues prioritariamente, evitando instalar elementos de bloqueo que solo sean accionados desde el interior y no sean visibles desde el exterior: cerrojos sin llave por fuera, cilindros con bloqueo de llave desde el interior, etc. ya que si sufrimos un percance las personas de nuestra confianza y que tienen llaves de nuestra casa no podrían acceder.
  • En segundo término, instalar elementos que tengan fácil manipulación por el interior tanto para cerrar las vueltas cuando estamos dentro (costumbre muy aconsejable desde el punto de vista de la seguridad frente al robo) como para abrirlas a la hora de salir con maniobras sencillas en caso vernos en una situación apurada.

Estaríamos hablando de Cilindros (bombines) con pomo en la parte interior en los que el accionamiento por dentro de casa se hace manualmente, sin llave o al menos cilindros con doble embrague, los cuales no se bloquean por fuera aunque haya una llave puesta en el interior, permitiendo acceder a quien tenga llave en caso de vernos imposibilitados a abrir nosotros desde dentro.

Si colocamos segundas cerraduras o cerrojos, estos deberían accionarse de la misma forma: siempre desde fuera y sin bloquearse desde el interior.

Existe la posibilidad de AMPLIAR nuestra capa de DETECCIÓN en la puerta al interior de nuestra vivienda con detectores de humos, fuga de gas, etc. que pueden avisarnos a hasta 5 teléfonos móviles tanto de un ataque al exterior de nuestra puerta como de un incendio o escape de gas dentro de nuestra vivienda.

NUNCA DEBEMOS QUEDARNOS ENCERRADOS DENTRO DE NUESTRA CASA IMPIDIENDO EL ACCESO A LOS NUESTROS Y DIFICULTANDO NUESTRA PROPIA SALIDA CON MANIOBRAS COMPLEJAS O QUE REQUIERAN EL USO DE LLAVE.